Esta web utiliza cookies para su correcto funcionamiento. Si continúas navegando por ella estarás aceptando su uso. Más información.
7081511visitas
Fecha Actualizada el martes, 22 de agosto de 2017  Hora 23:09
Web no oficial realizada por y para la afición granadinista Información

Relatos con sentimiento

Año dos mil "treinta y pico"

AutorJopo

Fecha27 de abril de 2007

La nave de transporte escolar, frenó de golpe frente al portal número 25. Un cartel electrónico, relleno de plasma, anunciaba con letras azules brillantes, arriba en la esquina de la calle: C/ Alhóndiga.

Como cada ruster (antiguo miércoles), el niño venía a comer a casa de sus abuelos. Dejó en una mesa el pequeño aparato con el cual aprenden los niños en clase, un besito a la abuela, y se sentó del tirón a comer en la mesa.

  • "¿Qué tal el colegio?" -preguntó el abuelo risueño-.
  • "Mal" -dijo el niño sin levantar la vista del plato-.
  • "¡Anda!" -exclamó el abuelo, con una sonrisa-. "¿Y eso por qué?"
  • "Porque sí..."
  • "A ver, cuéntame, hijo" -y comenzó a comerse el trozo de pollo biónico-.
  • "¿Qué es un centenario, abuelo?"
  • "¿Un centenario? Pues... cuando se cumplen 100 años de algo, es como cuando tú cumples años..."
  • "Casi todos los niños de la clase tienen la camiseta del centenario... ¿Por qué papá no me ha traído a mí una camiseta del centenario de nuestro equipo? Porque nosotros también tenemos camiseta del centenario, ¿verdad, abuelo?"
  • "Calla y come niño" -esa fue la respuesta tajante del abuelo, que sintió un tremendo escalofrío que le recorrió toda la espalda, erizándole el vello-.

Se levantó de la mesa y caminó lentamente hacia una pequeña habitación. Buscó en el último cajón de un pequeño y viejo escritorio. Allí, en una carpeta, la encontró.

Contemplando aquella foto en blanco y negro, las lágrimas brotaron y se derramaron lentamente por sus mejillas. Una vieja foto, como otra cualquiera. Era el sello de la historia, del recuerdo, y de las emociones, todo plasmado en una simple foto. Al fondo, una grada llena de gente, y en el primer plano, un grupo de hombres. Algunos de pie, otros agachados. Gestos serios y bizarros. Algunas melenas, alguna sonrisa. Comprendió que sólo los años dan valor a las cosas, y que el amor auténtico nunca se olvida, aunque a veces cambies de opinión. La historia juzga sin contemplaciones.

Dedicado a todos los que no tenéis fotos en blanco y negro, a los que no tenéis historia y pretendéis comprarla, y a los que jamás tendréis una camiseta del centenario del club de vuestra ciudad.

¡¡¡¡GRANADA SOMOS NOSOTROS!!!!



 
 
Correo electrónico   Para sugerencias y comentarios escribir a: webmaster@granadacf.info
o rellenar el siguiente formulario de contacto